IDENTIDAD CONSUMIDOR

IDENTIDAD

 

 

Concepto de identidad: es la base sobre la que se forma el “yo”. Es la respuesta a las preguntas “quién soy”, “qué soy”, “de dónde vengo”, “hacia dónde voy” y “qué quiero ser”. 

 

Formación de la identidad: es un proceso que parte de la condiciones innatas de las personas (sexo, raza, etc…) y de sus experiencias en la vida. Con estas condiciones y experiencias se forma una imagen sobre nosotros mismos que se va modelando cada día mediante la interacción con el medio externo (en una situación de aislamiento, las características individuales resultan absolutamente irrelevantes y transparentes).

 

Factores que propician una mala formación de la identidad:

 

  • No saber que hacer delante de un cambio de trabajo o jubilación. No se puede construir una identidad con incertidumbre de futuro.

 

  • Tener una conducta excesivamente flexible delante de las novedades. Para tener una identidad fuerte se necesita una cierta estabilidad.

 

  • Desear modelar modelos difícilmente alcanzables.

 

  • Las exigencias de belleza, cuidado del cuerpo y moda.

 

 

La identidad y nuestra autoestima se centran en gran parte en una combinación de lo que hacemos y de lo que tenemos. Por ejemplo:

 

  • Lo que hacemos: ser empresario, policía, deportista, actor, vendedor, colaborar con una ONG, ser religioso practicante,  socio de un club de fútbol, directivo, realizar viajes,  etc…, todas estas actividades dan una identidad a la persona que las realiza.

 

  • Lo que tenemos: coche, tecnología (televisión, ordenador, cámara de fotos, teléfono móvil, …), reloj, ropa, vivienda, etc… Se puede decir que todas las personas de nuestra sociedad poseemos estos objetos, pero en función de la selección del modelo, tipo o marca que hemos adquirido estos productos, perfilamos nuestra identidad.