AMOR SÚPER ROMÁNTICO

 

El amor romántico, apasionado o el enamoramiento intenso ha existido desde tiempos inmemoriales pero recibió un empuje enorme durante la Edad Media para convertirse en casi un requisito para casarse en el siglo veinte. Presenta enormes ventajas, dado que el amante romántico experimenta con frecuencia sentimientos extremadamente placenteros y se encuentra motivado para la realización de grandes esfuerzos y actuaciones asombrosas.

amor2Se reconoce generalmente que el amor romántico incluye varios factores importantes:

– especialmente, la idealización del sujeto amado;

– un alto grado de exclusividad;

– intensos sentimientos de ligazón, normalmente con un fuerte componente sexual;

– la poderosa convicción de que el amor durará para siempre;

obsesión con pensamientos acerca del amado;

urgencia por realizar y sacrificar casi cualquier cosa por lograr al amado;

– la convicción de que el amor romántico es la cosa más importante del mundo;

– la creencia de que uno puede fundirse prácticamente con el amado y convertirse en uno con él o ella.

 

En Psicólogo Barcelona observamos que quienes creen con devoción en este tipo de mitos tienden a convertirlos en reglas de conducta y a encajonarse en “debes” y “tienes que” absolutistas.

Así, se dicen a sí mismos (o piensan implícitamente):

– “debo amar románticamente a sólo una persona cada vez y seré un farsante si amo a personas simultáneas“.

– “tengo que casarme sólo con alguien a quien ame románticamente y estaré desolado si él o ella no se parea conmigo“.

– “Mis sentimientos románticos deben durar para siempre y hay algo que marcha muy mal en mí si desaparecen al cabo de un espacio relativamente corto de tiempo“.

– “Eso prueba que no le quería realmente“.

– “Si no experimento un prolongado e intenso amor romántico, no puedo sentirme satisfecho con otros tipos de sentimientos amorosos, y a lo sumo tendré, sólo una existencia levemente feliz”.

– “Mi pareja debe amarme completa y apasionadamente todo el tiempo, de lo contrario no me ama  realmente“.

 

Los psicólogos de Psicólogo Barcelona, comprobamos que los románticos poco realistas se vuelven ansiosos, deprimidos, hostiles, o sienten lastima hacia si mismos, debido a que mantienen mitos o creencias irracionales como las que acabamos de mencionar.

En nuestro centro de psicología ejercemos una terapia que confronta dos modos para disputar estas creencias:

1. Enseña cómo sus creencias son anti-empíricas o poco realistas y les proporciona evidencias de su invalidez. En este sentido presenta datos de que:

uno puede amar a dos o más individuos simultáneamente (ej.: padre y madre).
que el amor romántico normalmente desaparece, especialmente cuando los amantes viven juntos.
que los sentimientos propios de amor no sólo no aseguran un matrimonio estable y compatible, sino que a menudo interfieren con él.
que el amor romántico no es de ninguna manera siempre superior ni conlleva más felicidad que otros tipos de amor.

2. De la misma manera que hace con las creencias irracionales, revela y disputa especialmente sus “debes” y “tienes que” absolutistas respecto al amor romántico. Les enseña que:

 a pesar de lo mucho que ellas prefieren compromisos apasionados, no tienen porqué lograrlos o mantenerlos;
 que cuando lo pierden en las etapas iniciales o últimas del romance, es algo muy triste y deplorable, pero no es catastrófico y terrible.