ESTRATEGIAS DEFENSIVAS

 

Las estrategias defensivas utilizadas por el agresor consiguen un resultado excelente al trasladar la responsabilidad de la agresión a la víctima, provocando una doble victimización cuando afirma que miente, que está loca o que le provocó.

Fundamentan:

Racionaliza los ataques de forma que parezca que está bien lo que hizo.

Minimizan:

Resta importancia a la agresión para conseguir distanciarse del daño causado, argumentando que éste no ha sido tan grave: “no le pegué, sólo la empujé”.

Desvían el problema:

Suele achacar su comportamiento a la falta de trabajo, el exceso en los gastos, a sus problemas con el alcohol, etc. Con este mecanismo trasladan la responsabilidad a cuestiones ajenas a sí mismos.

Olvidan:

Asegura que no recuerdan, que no son conscientes de lo que se les recrimina. Niegan abiertamente los ataques utilizando como defensa este mecanismo para restar credibilidad al relato de la víctima.

Racionalizan:

Explica coherentemente conductas y hechos. La explicación real y la motivación de las mismas no serían admitidas por la instancia moral de la personalidad si el entorno social no admitiese esos comportamientos como legítimos.

Proyectan:

Atribuye a la víctima la responsabilidad de las conductas violentas.

*Texto extraído de la Guía de los Malos Tratos de Ángeles Álvarez Álvarez