MITOS SOBRE LOS MALOS TRATOS

 

“EL MALTRATO SUCEDE ESPORÁDICAMENTE Y EN MUY POCOS HOGARES”.

Según los últimos estudios se estima que hayan -tan sólo en España- 1.800.000 mujeres maltratadas. Cada semana vemos en las noticias mujeres que mueren a manos de sus parejas, antes, a estos asesinatos se les denominaba “crímenes pasionales”, hoy, los medios de comunicación han entendido que son crímenes de género, crímenes hacia la mujer que es víctima de un agresor, de un maltratador que se cree con el derecho de quitar la vida como último acto de sometimiento a la mujer.

 

“SI SE TIENEN HIJOS, HAY QUE AGUANTAR”.

Los hijos son observadores de esa violencia, lo que puede llevarles a aprender la conducta del maltratador como un comportamiento aceptable y, a futuro, actuar de la misma manera que lo hace el maltratador. Por otra parte, es muy probable que los hijos sean víctimas también del abuso del padre. Lo mejor es alejarse del maltratador lo antes posible, comenzar una nueva vida donde reine la armonía, el respeto y el afecto. Un espacio en el que los hijos se sientan a salvo.

 

“EL QUE MALTRATA SEGURO QUE ESTÁ ENFERMO Y NO ES RESPONSABLE DE SUS ACTOS”.

Esto no es cierto, y es uno de los grandes mitos que existe sobre el maltrato, ya que la gente de bien no puede concebir que una persona, en su sano juicio, se comporte de tan mala manera con una mujer. El maltratador no es un enfermo, es una persona totalmente cuerda pero que tiene un comportamiento que le sirve para ejercer el control y poder sobre la mujer. Por lo tanto, el maltratador es totalmente responsable de sus actos y es consciente de ellos cuando los ejerce.

 

“ES PEOR QUE TE PEGUEN A QUE TE MALTRATEN PSICOLÓGICAMENTE”.

Es cierto que cualquier agresión física es algo intolerable, ahora bien, los “moretones del alma”, los que hacen las agresiones psíquicas, al no ser visibles, no se alcanza a ver la magnitud del daño, de las grandes heridas que pueden hacer este tipo de maltrato. Estas heridas pueden ser tan malignas y tan graves que lleven a paralizar a la persona, ya que le quitan su autoestima y la capacidad para decidir por sí misma. Además, toda agresión física lleva implícita maltrato psicológico.

 

“ES MEJOR NO HABLAR DE ELLO, LO QUE SUCEDE EN LA PAREJA SÓLO LES COMPETE A ELLOS”.

Es hora de que se rompa con la idea de que lo que ocurre en un hogar es un asunto íntimo y privado. Cuando se comete la felonía de dominar a toda costa a la mujer poniéndola en una situación de desventaja en la que peligra su salud física y/o mental es obligación de todos intervenir y ayudar a la víctima para que logre salir de esa terrible situación.

 

“SI A MI ME ESTUVIERAN MALTRATANDO COGERÍA LA PUERTA Y ME IRÍA, ASÍ QUE SI LO AGUANTAN ES PORQUE QUIEREN”.

Una mujer maltratada lo primero que pierde es su autoestima, su agresor se encarga de que así sea. Esta mujer vive inmersa en sus miedos tanto hacia el agresor como hacia la vida. Por lo general, no suele contar con los debidos apoyos tanto emocionales, económicos, jurídicos y sociales lo que hace que permanezca con su agresor ya que se siente sola e impotente. El miedo a la pérdida de los hijos y a las amenazas de su agresor son sólo algunos de los factores que fuerzan a las mujeres a soportar durante años el maltrato.

 

“ESO LES PASA A LAS MUJERES QUE NO TIENEN ESTUDIOS NI UNA ECONOMÍA SOLVENTE”.

El maltrato hacia la mujer no se da en una clase socioeconómica específica, ni en mujeres sin formación académica. Por desgracia, afecta a mujeres de toda condición independientemente de su estatus económico, social o académico.

 

“CUALQUIERA PUEDE PERDER EL CONTROL MOMENTÁNEAMENTE”.

El caso es que los maltratadores ejercen la violencia de forma continuada, no pierden el control momentáneamente ni por un hecho puntual. Es la forma que tienen de relacionarse con su pareja, es una conducta que tienen con su víctima para someterla, para ejercer el poder sobre ella.

 

“SEGURO QUE ES ELLA LA QUE LE PROVOCA”.

Antes que nada, nadie tiene derecho a maltratar a nadie. Ahora bien, y quede claro, la mujer nunca provoca las agresiones que sufre. El maltratador siempre tratará de justificar su actuación que es irracional, inhumana e irrespetuosa hacia el otro y con la que pretende dominar y anular a la mujer.

 

*Texto extraído de www.buenostratos.org